domingo, 20 de septiembre de 2009

No estoy ni ahí con los dioses, los brujos ni los poderes paranormales.


“La vida inteligente sobre un planeta alcanza su mayoría de edad cuando resuelve el problema de su propia existencia” [Richard Dawkins, El Gen Egoísta]

Cada vez resulta más penoso convivir en sociedad. La complicación reside en que para hacerlo hay que acomodarse a aceptar de buena o mala gana los criterios, extravíos y forma de ser de otras gentes. Ello no es fácil, a menos que hagamos la del cínico que pone una sonrisa estereotipada en su rostro y le da la razón a cada estúpido que encuentra en su camino. Eso ha pasado a ser equivocadamente sinónimo de “saber vivir”,“open main”, “condescendencia”, “tolerancia”, “respeto a los derechos humanos” y hasta a la “libertad de pensamiento.”
En la esquina te topas con un tipo que cree en fantasmas y vive angustiado y temeroso. El dueño del bazar te pregunta de qué signo del Zodíaco eres. Tu tía preferida está feliz porque la adivina fulana de tal le dijo que pronto sería inmensamente rica. Un amigo de la infancia que se perdió por una semana relata que fue abducido por un ovni. Otro que está desesperado porque perdió su amuleto preferido, le da con sobajearle la joroba a su cuñado. En la oficina el jefe es “creacionista”, por lo tanto los escritos de la Biblia fueron dichos de boca de dios mismo y cada párrafo es palabra sagrada, por lo que es peligroso contradecirlo.
Vas al cine y la película es de zombies asesinos. En el cine del lado, de seres extraterrestres. Abres el periódico y la noticia principal son las nuevas incursiones del “chupacabras”.
Aquel de allí cree fervientemente en la reencarnación, el otro en seres sobrenaturales, el de más allá en los fenómenos polgerstei, los demonios juguetones, ...el del lado en la homeopatía.
El monstruo del lago Ness existe. Hitler está vivo y toma té en Inglaterra con Elvis Presley. Los Yeti ahora se han vuelto carnívoros. Los brujos brasileños por algunas críticas de esterilización ya no usan las manos, operan utilizando los codos. El poder de una pequeña pirámide en casa, te sirve lo mismo para dormir bien, potenciarte sexualmente, afilar cuchillos o tranquilizar al perro. Los cursos de meditación te hacen más sensible, sabio y te conducen a encontrar tu propio Yo (que de seguro en algún momento extraviamos), sin contar que si dominas las técnicas podrías hasta vencer la ley física de gravitación y levitar, flotar por los aires a la altura que prefieras y de esa forma ahorrarte el autobús. La telepatía te permite la comunicación mental con cualquier persona. Qué decir de la quiromancia, donde las líneas y arrugas de las manos y hasta quizás las verrugas, describen el carácter de las personas y te hacen conocer cualquier aspecto de su futuro. Claro está que el Tarot es superior, pues como alto instrumento de adivinación mágica puedes saber cualquier cosa del pasado, el presente o el porvenir, que no es cosa menor. Y ahí están los Biorritmos, que establecen que factores como la suerte, los estados de ánimo y habilidades como la creatividad, la potencia sexual entre otros, se deben a superposiciones de ritmos físicos, emocionales e intelectuales. La cuestión es apuntarle al ritmo.
Y la inefable Astrología, que afirma que la posición de algunos cuerpos celestes influye en el destino de las personas, en sus profesiones, en su carácter, en su forma de morir.
También está la Fuerza Astral, que permite apersonarse en forma no física en lugares lejanos mediante una disociación del cuerpo físico y del “cuerpo astral”. Ello posibilita el turismo espacial, conocer gente de otras galaxias. Y el Espiritismo, práctica que permite comunicarse con espíritus normalmente a través de personas intermediarias llamadas “médiums”, sujetos también dotados de poderes excepcionales. Algunos afirman que se tiene línea directa con Dios, el Diablo incluso y por supuesto con los sabios de la antigüedad y preguntarles cualquier duda existencial que te aqueje o acongoje.
Para aquellos con facilidades aritméticas está La Numerología, por la que se predice matemáticamente el futuro de una persona interpretando el orden de los números en la fecha de nacimiento o un valor numérico de las letras de su nombre.
Y para los más conservadores, que no tengan fe en estas técnicas de búsquedas modernas, sean tesoros, objetos o personas, está la Radiestesia o Rabdomancia, que facilita entre otras cosas localizarlas mediante un péndulo o una varita sobre un mapa.
Y algo que ha penetrado mucho en el comercio de la salud informal, La Homeopatía, que pretende que los poderes curativos de una sustancia pueden aumentarse reduciendo su concentración en agua, incluso hasta la desaparición física de la misma, es decir, dejando solo….agua.
Y por último, con algo de paciente búsqueda en los periódicos locales o farmacias de barrio, sino con adivinadores y brujos que se anuncian en los avisos económicos, acceder a recetas milagrosas, que te darán salud y belleza, como beber tus propios orines, un asado de placenta de mujer virgen o algunas gotitas de sangre menstrual en tu trago preferido.
Y para cualquier cosa que hayamos omitido, sea por desconocimiento o desidia, consulta en las páginas amarillas a los curanderos, brujos, meigas y chamanes, o mejor aún, Google en Internet, allí en 0,11 segundos aparecen ante tus ojos, en un despliegue de magia moderna, 20.500 páginas donde te sorprenderás conociendo la variedad de filtros de amor, incluso virtuales, importantes secretos rituales provenientes de la selva misma, como la famosa y exótica bebida mística espiritual peruana Ayahuasca, que te dará el pase para la realización de todos tus deseos, incluso los más bellacos, o el polvo zombie africano hecho con huesos humanos, tarántulas, gusanos y otras exquisiteces selváticas de largo detalle, que sirve para producir la muerte aparente. También hallarás técnicas antiquísimas de culturas extinguidas, secretos guardados celosamente a través de los siglos en poder de alguna nigromante reencarnada de Lemuria, adivinaciones a la usanza de los antiguos sabios mochicas y sus pallares sagrados de la costa andina peruana, pociones de sacerdotes Atlantes, limaduras de uña de la gran bestia, polvos del corno del unicornio azul, babas del profeta, té sagrado de la mortaja de Tutankamón, aplicaciones de ungüentos sanadores de grasa de dragones vírgenes, Etc. Etc. Etc.
También estas interesantes lecturas sirven para culturizarse y “ponerse a tono” con tanto imbécil ignorante suelto por las calles.
Una de las tantas páginas que me fascinó es la que indico más abajo llamada “Los 7 Poderes Las Huaringas”. http://www.geocities.com/siete_poderes/
Allí encontré una preciosa disertación “científica” de antología, donde se responde a la pregunta ¿por qué funcionan los talismanes?.. La transcribo textualmente: “Sabemos que en todo lo que existe hay resonancia o afinidad entre unas cosas y otras, o sea que estan vibrando a la misma armonía aunque en diferente escala vibratoria. Los planetas todos sabemos que tienen resonancia con diferentes metales, esto es: Marte con el Fierro, Venus con el Cobre, Sol con el Oro, Luna con la Plata, etc. por lo que cuando en el cielo se encuentran algunos de los planetas en angulos que dan al convinarse una fuerza positiva o constructiva, en ese momento se derriten y se vacian para que al solidificarse conserven la estructura atomica armonica que los unió, por lo que el talismán en esa forma ayudara durante toda la vida a la persona que lo lleve y que le sea armónico”.
No me cabe duda que no faltarán lectores, a diferencia mía, que entenderán perfectamente de que se habla. Yo no, pero este párrafo me ayuda a explicar por qué sufro tanto al relacionarme con tantas personas, que aparentan ser normalitas, pero que moran en un espacio-tiempo distinto, en un mundo de dioses y ángeles divinos, con diablos e infiernos, con santos milagrosos que los protejen, temerosos del mal de ojo y la visita inoportuna de los muertos, vecinos de espíritus malignos y seres sobrenaturales, creyentes a raja tabla de enigmas indescifrables, brujas, aparecidos, enanos malditos, almas o espíritus humanos o demoníacos, sanaciones milagrosas, viajes astrales, animales fabulosos que rondan en las noches oscuras, sustancias mágicas, rezos cabalísticos, muertos que resucitan y caminan por los bosques,
hombres lobos, animitas, espeluznantes extraterrestres que viven entre nosotros usando figuras humanas, mostruos míticos que han vuelto del pasado que a veces aúllan sobre los tejados o se comen las aves y animales del corral, espíritus que se posesionan de nuestros cuerpos, de nuestras casas y meten ruidos molestos. Criaturas oscuras chorreando sangre y humores nauseabundos, que salen de sótanos de viejas iglesias.
Hoy no saldré de casa. No tengo ganas de simular que vivo en un mundo ideal ni quiero ver gente rara. Ni de sonreir. Solo meditaré y me entregaré en brazos del dios Morfeo.

2 comentarios:

Raul dijo...

Hola Enrique; No voy a comentar tu columna por que suscribo totalmente el titulo de ella, es decir, no estoy ni ahi con los dioses, brujos ni los poderes paranormales.
Solo saludarte y alegrarme que estes vigente en este mundo navegando por el ciber espacio en busca de amigos que dialogen contigo en los temas que te apasionan.

un cariñoso abrazo desde tu
hermosa tierra en la Comuna de Penco, te saluda tu amigo
Raul Moraga Roa.
rmoragaroa@gmail.com
PENCO - CHILE

Manuel dijo...

Hola soy alqguien raro que creó esta web http://www.millionthanksbook.com :) para que las personas dejen mensajes positivos al mundo :)

Un millon de gracias por la atención.